info@federicatrombetta.com

Blog No Sidebar

Ejercicio creativo

Como vimos la semana pasada, el secreto de las personas altamente creativas es la capacidad de ver y encontrar conexiones entre elementos que a primera vista no tienen nada en común. Ken Robinson decía que  la creatividad es la capacidad de crear algo nuevo y útil usando «ingredientes» existentes.

Hoy vamos a practicar con un nuevo ejercicio creativo para seguir fortaleciendo esta capacidad que todo el mundo tenemos.

Crear nuevas soluciones

El ejercicio de hoy consiste en encontrar nuevos usos de un objeto cotidiano. Lo bueno de este ejercicio es que a raíz de las ideas que surjan, puedes encontrar la manera de darle una nueva vida a un viejo objeto o material que tengas en casa, desarrollando a la vez tu habilidad de reciclar. De hecho, este es uno de mis ejercicios preferidos, algunas de las ideas pueden aterrizar a la realidad y no quedarse unicamente en el mundo de la fantasía.

Vamos a empezar. ¿Qué uso alternativo podríamos darle a la TAPA DE UNA OLLA?

Lo primero que se me ocurre sería:

  • Podría transformarse en un plato rotatorio (como el del restaurante chino)
  • Podríamos usarla como plato, como escudo, como diana.
  • Podríamos transformarla en una paleta de colores para pintar, en un sombrero, en un espejo, en un cuadro, en un tambor..

Como puedes ver, las posibilidades son infinitas. Dedica 5 minutos al día para encontrar 10 usos alternativos de la tapa de la olla o de cualquier otro objeto, hasta alcanzar las 100 soluciones. Te darás cuenta que superado el primer bloqueo, ya luego tu mente dará un salto y aparecerán muchas ideas bastante rápidamente. 

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

Cómo entrenar la creatividad

La creatividad es una de las habilidades más requeridas actualmente en el mundo laboral. ¿Sabes por qué? Porque gracias a ella vamos a poder adaptarnos mejor al mundo cambiante en el que vivimos, vamos a poder encontrar soluciones nuevas a diferentes problemas, a crear nuevos punto de vista y a generar ideas innovadoras.

Si usas las técnicas de aprendizaje visual ya sabes, además, que la creatividad es, al mismo tiempo, motor y gasolina de ellas. A partir de hoy, durante las próximas 6 semanas, te explicaré unos ejercicios sencillos para entrenar tu creatividad en tu día a día.

La creatividad como capacidad de encontrar conexiones

Uno de los rasgos fundamentales de la creatividad, es la capacidad de encontrar conexiones entre elementos que a primera vista no tienen nada en común. Así que si fortalecemos esta capacidad, vamos a entrenar también la creatividad, ¿no es fantástico?

Para ello hoy te quiero explicar el TEST DE ASOCIACIONES REMOTAS. Este ejercicio es muy divertido y consiste en encontrar mínimo denominador común de diferentes elementos (palabras, imágenes, objetos, etc.). 

Vamos a hacer un ejemplo. Lee las palabras de la pequeña lista a continuación:

  1. Cabra
  2. Oveja
  3. Azul
¿Cuál podría ser la palabra que las une? Una posibilidad podría ser «queso», ya que existe él «queso azul», el de cabra y él de oveja. 

Ahora entrena tú

Te dejo un ejercicio para que vayas entrenando

Descubre la palabra conectora entre:

  • POLO, PATINAJE Y CUBO
Y entre:

  • DIENTE, FIEBRE Y MINA
Para encontrar las conexiones déjate llevar, permítete un espacio sin juicio, sin demasiada lógica y deja fluir la intuición y la imaginación.
 

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

La mejor forma de repasar

¿De qué manera sueles repasar? ¿Haciendo un resumen? ¿Con un mapa mental? ¿Repitiendo el contenido con tus palabras? O quizás ¿haciendo simulacros de exámenes tipo test? Hoy quiero contarte algo acerca de nuestra memoria que te ayudará a escoger la mejor estrategia.

Los 4 niveles de afianzamiento de la información

Lo primero que necesitas saber, es que existen 4 niveles distintos de recuerdos o mejor dicho, de afianzamiento del recuerdo en nuestra mente.

  1. FAMILIARIDAD. Este es el nivel más superficial y débil de recuerdo o de aprendizaje. Se refiere a cuando algo nos suena, sin embargo no tenemos información acerca de él. Por ejemplo, te hablan de un concepto y te suena su nombre, pero no serías capaz de hablar sobre este tema.
  2. RECONOCIMIENTO. Aquí seguimos a un nivel superficial, pero ligeramente más profundo. Para hacerte un ejemplo, imagina que estás viendo una peli y aparece un actor que reconoces, ya que viste más películas suyas. Sin embargo no receurdas su nombre. Pero cuando tu amigo te dice como se llama entonces piensas «¡Claro, si he visto un montón de pelis suyas! ¡Lo tenía en la punta de la lengua!»
  3. RECUERDO MEDIADO POR PISTAS. Ya estamos bajando más en profundidad. Aquí somos capaces de encontrar la información en nuestra mente si nos dan una pista. Para volver al ejemplo del actor, puedes recordar su nombre completo si te digo su nombre de pila. Es decir, si te doy una pista.
  4. RECUERDO LIBRE. Este es el nivel del aprendizaje significativo. Aquí podemos acceder a la información sin necesidad de pistas ya que hemos creado un recuerdo sólido y a largo plazo, al que podemos acceder cuando lo necesitamos. 

¿Cuál es la mejor forma de repasar?

A la luz de todo esto, lo mejor que podemos hacer es crear recuerdos libres. Y ¿cómo podemos conseguirlo? Evocando la información y repasándola de una forma muy concreta, que nos ayude a consolidarla en nuestra memoria a largo plazo. Algunas ideas podrían ser:

  • Parar después de leer cada párrafo del tema y expresar los conceptos principales con nuestras palabras
  • Hacer un resumen o un mapa mental sin leer el texto
  • Hacer un examen tipo tes y contestar sin leer las posibles respuestas
  • Crear un palacio de la memoria

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

Cómo mejorar tu concentración

¿Te cuesta mantener la concentración? ¿Empiezas a estudiar y a los pocos minutos te pierdes en un laberinto de distracciones y de pensamientos? Entonces estás en el lugar correcto ya que hoy quiero explicarte 3 PASOS CLAVE para mejorar tu concentración en tu día a día o en tus sesiones de estudio.

Identifica un objetivo principal del día

Todo el mundo hemos experimentado que cuando la mente está acelerada, cuando tenemos muchos pensamientos o preocupaciones o simplemente cuando estamos estresad@s, es mucho más difícil concentrarnos en las tareas diarias y aún más si tenemos que estudiar. Y sin concentración no hay aprendizaje. En días así, lo primero que hay que hacer es definir objetivos claros, que nos guíen y nos ayuden a mantener el foco. Pero no se acaba aquí, vamos a ver cuáles son los otros dos PASOS para mantener la concentración.

Divide la meta en mini-objetivos

Una vez que hayamos elegido un objetivo principal, una meta para el día (por ejemplo estudiar el tema 4), lo vamos a dividir en pequeños objetivos, como si fueran las etapas de un viaje. Nuestros mini objetivos tendrán que ser muy concretos y específicos, para que sea más fácil mantener el foco en acciones concretas.

Por ejemplo, los mini-objetivos de mi meta «estudiar el tema 4» podrían ser:

  1. Hacer una lectura compresiva del tema
  2. Hacer una lectura crítica e identificar todos los conceptos clave
  3. Crear un mapa mental para organizar la información

 

Divide los mini-objetivos en acciones clave

El último paso consiste en identificar, para cada mini-objetivos, las acciones clave necesarias para cumplirlos. Por ejemplo, las acciones del primer mini-objetivo «hacer una lectura comprensiva» podrían ser:

  1. Poner el móvil en modo avión durante 1 hora
  2. Ordenar mi escritorio para no tener distracciones
  3. Antes de empezar a leer hacer un ejercicio de mindfulness para calmar mi mente, por ejemplo el de la respiración atenta.
  4. Ojear el tema para hacerme una idea previa
  5. Dividir la lectura según los apartados
Todo esto lo escribo como si fuera una lista, en un papel que voy a tener a mano durante toda la sesión de estudio. El hecho de saber cuál es el primer paso por el que empezar, sobretodo en los días confusos o en los que nos sentimos cansad@s o estresad@s, será de gran ayuda para avanzar y no quedarnos bloquead@s.

No es lo mismo para mi mente saber que tiene que estudiar el tema 4 (algo muy general, por lo que es más fácil perdernos y distraernos) respecto al saber que, durante los próximos 10 minutos, sólo tiene que ordenar el escritorio o leer  el primer apartado.

Dedica unos 15-20 minutos cada día en definir tu META, tus mini-objetivos y las acciones clave relacionadas. Te aseguro que estos minutos se van a convertir en una de las mejores inversiones de tiempo de tu vida.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

El secreto para repasar mejor

La semana pasada te expliqué mi estrategia de repaso (si te lo has perdido haz click aquí).

Hoy quiero explicarte un concepto clave acerca de tu memoria a la hora de repasar, para que puedas optimizar aún más tu forma de repasar.

La memoria no es reproductiva

El secreto para mejorar tu estrategia de repaso es tener en cuenta que la memoria no es reproductiva sino que es reconstructiva. ¿Qué significa esto? Pues que cuando recordamos algo, nuestra mente suele mezclar información de diferentes recuerdos, interpretaciones, pensamientos conectados, haciendo que lo que evocamos no siempre sea perfectamente igual a la copia original.

Estoy segura que habrás experimentado todo esto en tu propia piel en alguna ocasión. Por ejemplo, ¿te ha pasado alguna vez de estar segur@ de alguna información que has leído y luego darte cuenta de que no era correcta? ¿O de tener un recuerdo acerca de un acontecimiento vivido diferente respecto al de otra persona que estaba contigo este mismo día? Esto suele pasar propio porque nuestra mente reconstruye  nuestros recuerdos y no siempre podemos confiar de ellos.

Esta es la razón por la que en tu repaso, tanto a las 24 horas como a las 3 semanas, es importante que tengas algo que te ayude a conectar con la información original. Por ejemplo, tu resumen, tus esquemas o mapas mentales.

El poder de los mapas mentales

En mi caso, a la hora de repasar, siempre tengo adelante mis mapas mentales, para poder comprobar, después de evocar la información, que lo que recuerdo está bien y que mi mente no me está jugando ninguna broma.😄

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

2 métodos para un repaso efectivo

Si estás estudiando, más allá de una buena planificación y del uso de las técnicas de aprendizaje visual, hay un elemento clave que no podemos dejar de lado para que puedas avanzar con fuerza y confianza hacia el día del examen. Estoy hablando del REPASO. Aunque algunas técnicas (entre ellas el palacio de la memoria o los mapas mentales) generen recuerdos más sólidos y a largo plazo respecto a la forma tradicional de estudio, para un aprendizaje profundo y significativo es fundamental tener una buena estrategia de repaso. 

Lo que estudiamos lo olvidamos rápidamente

Lo primero para entender mejor cómo repasar y por qué es tan importante hacerlo, es entender cómo funciona nuestra mente. Según los estudios del filósofo y psicólogo Hermann Ebbinghaus, al poco tiempo de leer y comprender algo, nos quedamos con muy poca información. Para ser más concretos, como puedes ver en la imagen que representa LA CURVA DEL OLVIDO, a los pocos días desde nuestra sesión de estudio, nos quedamos con aproximadamente un 50% de la información. A medida de qué pasa el tiempo, el porcentaje es cada vez es menor.

Sin embargo, cuantas más sesiones de repaso tengamos, más información recordaremos.

Una buena estrategia de repaso

A la luz de todo esto, una buena estrategia de repaso que quiero  proponerte, y que utilizo desde hace años, es la siguiente:

  1. Haz un primer repaso a las 24 horas
  2. Haz un segundo repaso a las 3 semanas

Repaso a las 24 horas

Dedica los primeros 15-20 minutos de tu sesión de estudio en repasar lo que estudiaste el día anterior y sigue este plan cada día. 

¿Qué significa repasar? 

Esta es una pregunta clave. Repasar no significa volver a leer el texto o tus apuntes, sino evocar la información, expresar los conceptos con tus propias palabras o hacer un mapa mental sin leer el texto original. Este ejercicio te ayudará a tomar consciencia de lo que recuerdas y lo que no, de los conceptos que necesitarás reforzar y consolidar aplicando alguna técnica concreta. Ya sabes que soy fan de las técnicas de aprendizaje creativo y visual así que, en mi caso, lo que hago cuando veo que se me escapa algo es:

  1. Volver a leer el texto para conectar con la parte que no recuerdo.
  2. Escoger unas imágenes que me funcionen mejor para conectar con la información deseada.
  3. Crear asociaciones visuales e impactantes entre ellas, ordenándolas en mi palacio de la memoria.

Repaso a las 3 semanas

Cuando llegues a la tercera semana de tu estudio, después de haber hecho tu repaso de las 24 horas cada día, elige un día concreto y dedícalo a repasar todo lo que estudiaste en la primera semana. De esta manera avanzarás hacia el día del examen con confianza y con los contenidos de tus temas vivos en tu mente.

Para acabar, dedica los últimos días antes del examen en hacer el último repaso final de todo.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

5 pasos para crear una presentación inolvidable

¿Te gustaría aprender a crear presentaciones (para tus charlas, formaciones, exposiciones) que realmente marquen la diferencia e impacten en las personas que te escuchan? Hoy voy a explicarte 5 pasos para conseguirlo.

Lo que no hay que hacer para crear una presentación de valor

Lo primero que tienes que saber, es lo que no tienes que hacer y es crear diapositivas con mucho contenido escrito. Recuerda que el público o te escucha a ti, o lee lo que has escrito. Hacer las dos cosas a la vez resulta complicado y lleva el riesgo de que la persona que te escucha se desconecte y pierda el hilo. ¿Por qué? Pues porque la memoria de trabajo (te hablé de ello la semana pasada, échale un vistazo), la memoria a corto plazo, es limitada y se satura fácilmente cuando la información viene del mismo canal, en este caso el auditivo. Es decir, que todo lo que escuchamos se suma a lo que leemos y tanta información del mismo tipo no cabe en el espacio mental consciente en el que estamos manejando la información, para entenderla y ordenarla.

El primer paso para crear una buena presentación 

Para crear una presentación que de verdad aporte valor entonces, lo primero es crear diapositivas con contenido visual, que refuerce los conceptos que vas explicando. A veces, una foto vale más de mil palabras, y llega a la mente de la audiencia de una forma mucho más rápida y directa, sin saturar su memoria de trabajo.

Los 5 pasos para una presentación que impacte

Vamos a ver ahora los 5 pasos clave para crear una presentación que de verdad aporte valor a tu público, a tu alumnado o a cualquier tipo de audiencia.

1. Empieza con una información impactante. Puede ser, por ejemplo, un dato curioso, una imagen, una anécdota, algo que despierte la atención y la curiosidad.

2. Juega con lo visual. Enriquece tus diapositivas con imágenes que puedan representar los  conceptos clave de tu charla de una forma visual. recuerda que el potencial de nuestra memoria es por un 83% visual de manera que recordamos mejor lo que vemos respecto a lo que leemos o escuchamos. Para ello te aconsejo una herramienta maravillosa, que me tiene enamorada. Se llama CANVA y te va a apoyar a desarrollar toda la parte gráfica y creativa de tus presentaciones.

3. Haz interactuar el público. Puedes lanzar preguntas, proponer pequeñas dinámicas o hacer algún ejercicio llamando a alguien voluntario.

4. Deja algo de misterio durante toda la presentación. Por ejemplo, no desveles la respuesta a alguna pregunta curiosa que vayas lanzando o deja abierta alguna dinámica para que puedan descubrir la solución o el sentido de la misma sólo al final.

5. Cierra la charla de una manera original, que también despierte la curiosidad y la atención. recuerda que nuestra mente recuerda más fácilmente lo del principio y lo del final. Por esta razón, deja para este momento algo que quieres que recuerden o sobre lo cual reflexionen. Puedes acabar tu presentación con una frase para reflexionar, con un cuento, con otro dato curioso o incluso con la respuesta a alguna pregunta que se dejó en el aire y que sirvió para alimentar la curiosidad a lo largo de todo el taller.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

Cómo optimizar el estudio

¿Te suele pasar algo así? Empiezas a leer un texto y al rato pierdes el hilo y te das cuenta que no te has enterado de nada. Así que tienes que volver a empezar desde el principio. A lo mejor te ha pasado algo parecido  escuchando una clase y tener la sensación de que no puedes retener tanta información. Hoy quiero explicarte POR QUÉ pasa esto y CÓMO hacer para solucionarlo.

Cuando estudias usas tu memoria de trabajo

Cuando estás estudiando o escuchando una clase de una formación, estás utilizando tu memoria a corto plazo, también conocida como memoria de trabajo. Así que podríamos decir que la capacidad de aprendizaje depende en gran parte de este tipo de memoria. Básicamente es el espacio mental donde puedes manejar conscientemente la información que estás recibiendo.

Para hacerte un ejemplo. Si ahora te preguntara: «¿En qué estás pensando?» sería como preguntarte: «Qué información estás manejando ahora mismo en tu memoria de trabajo?

Las 4 características de la memoria de trabajo

La memoria de trabajo tiene unas características muy importante que necesitas conocer para poder mejorar y potenciar el estudio:

  1. Es limitada
  2. Es sensible a procesamientos mentales complejos
  3. Es sensible a las distracciones
  4. Tiene una doble componente: visual y auditiva

Vamos a ver una a una.

El espacio de la memoria de trabajo es limitado. Por ejemplo, si te pidiera de memorizar un número de 7 cifras es muy probable que serías capaz de hacerlo. Sin embargo, si las cifras fueran 30 perderías algún número y te quedarías solo con algunos.

La memoria de trabajo, además de limitada, se satura cuando manejamos información demasiado compleja. Por ejemplo, imagina que te pidiera de calcular mentalmente la operación 12 x4. Serías capaz, ¿verdad? Y ¿qué pasaría si tuvieses que multiplicar mentalmente 5342,65 x8275,87? Estoy segura que la situación se complicaría bastante y que necesitarías un papel ya que necesitarías hacer este cálculo por escrito. 

Las distracciones también tienen un impacto negativo en la memoria a corto plazo. Tanto las externas (ruidos), como las internas (preocupaciones y pensamientos). ¿Qué pasaría si mientras intentas leer un texto alguien empezara a hablarte? Perderías el hilo y tendrías que volver a empezar.

Pasamos ahora a la doble componente. Es más sencillo de lo que parece y es un concepto que va a marcar un antes y un después en tu estudio. Para explicártelo, te contaré una anécdota. Recuerdo una formación en la que era alumna y en la que el docente, cada día, explicaba en sus clases utilizando unas diapositivas llenas de frases y palabras. No tenían ni una imagen. Esto hacía que cuando alguien intentaba leerla, perdía rápidamente la conexión con lo que el profe explicaba. Y si escuchaba al profe, resultaba imposible leer tanta información.

¿Te ha pasado algo así? Estoy segura de que sí. Esto tiene una explicación. Cuando escuchamos y leemos, la información llega a nuestro cerebro a través del canal auditivo. Ya que la memoria de trabajo es limitada, tanta información del mismo canal la satura rápidamente. Esto hace que sea imposible escuchar entendiendo y leer algo diferente a la vez. Sin embargo, cuando la información llega del canal auditivo y del visual, no hay saturación. Hagamos una prueba. Mientras lees este artículo imagina a un elefante azul. ¿A qué lo sigues viendo? Claro, esto pasa propio porque la memoria de trabajo tiene una doble componente.

Cómo potenciar el estudio

A la luz de todo esto, lo que tenemos que hacer para mejorar y aprovechar mejor el tiempo dedicado al estudio es :

  1. Avanzar por pequeños pasos para no saturar la memoria de trabajo. por ejemplo, en vez que leer del tirón 10 páginas ponte objetivos más pequeños, como de  4 páginas y luego apunta las ideas clave.
  2. Estudia en un lugar sin distracciones. Si tienes pensamientos que te impiden concentrarte, haz un ejercicio de relajación antes de ponerte a a estudiar. Por ejemplo, podrías escuchar mi audio de la respiración atenta.
  3. Usa las técnicas de aprendizaje visual. Por ejemplo, crea un mapa mental o simplemente haz un pequeño dibujo al lado del concepto importante que acabas de leer.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

Cómo memorizar verbos de latín

SI cierro los ojos todavía puedo conectar con el aburrimiento que sentía en algunas tardes de estudio de los tiempos del instituto, cuando intentaba memorizar los verbos y las reglas del latín. Si hubiera conocido las técnicas de aprendizaje creativo y visual en aquel entonces, estas mismas tardes se habrían transformado en momentos divertidos y enriquecedores, no tengo dudas. Así que hoy, tanto si estás estudiando latín como si lo enseñas, esta técnica te va a encantar. 

Memorizar fácilmente los verbos de latín

Hoy voy a explicarte como aplicar las técnicas de aprendizaje visual y creativo para memorizar los enunciados de los verbos de latín.

Mientras que en castellano tenemos una sola forma para enunciar un verbo, el infinitivo, en latín tenemos cinco diferentes, que nos dan información acerca del presente, el perfecto y el supino. Por ejemplo, el verbo LLEVAR en latín se enuncia de la siguiente manera: FERO, FERS, TULI, LATUM, FERRE.

¿Cómo aprender algo así? Muy fácil. Vamos a seguir los siguientes pasos:

  1. Transforma cada forma del verbo en una IMAGEN MENTAL.
  2. Transforma el significado del verbo en una imagen mental.
  3. Crear una asociación impactante entre todas las imágenes elegidas, creando una pequeña PELÍCULA MENTAL.

1. Creo las IMÁGENES MENTALES DE CADA FORMA VERBAL. Para ello, me dejo guiar por el sonido de la palabra para encontrar otra palabra en español con un sonido parecido y que tenga una imagen clara. Elige cuando puedas, una persona o un objeto, ya que así será más fácil luego crear asociaciones.

  • FERO: este sonido me hace conectar con el nombre Fernando. Elijo a una persona concreta que se llame así, por ejemplo, mi sobrino Fernando. Si quiero además recordar la «O» puedo añadir un detalle visual que me haga conectar con esta letra. por ejemplo, un donut.
  • FERS: en este caso sigo usando la imagen de Fernando centrándome en la S. Busco una imagen para recordar esta letra. La «S» me hace conectar con SÚPER MAN.
  • TULI: un tulipán.
  • LATUM: una lata.
  • FERRE: un FERREro Roche (la famosa chocolatina)

2. Creo la imagen del significado del verbo: alguien que lleva algo.

 3. Ahora creo una película mental asociando uno con otro todos los elementos. 

Me imagino a mi sobrino Fernando (FER) que lleva (VERBO LLEVAR) un Donut (O). Se lo come y se transforma en Súperman (FERS). Al transformarse en este súper héroe, aparecen a su alrededor muchísimos Tulipanes (TULI). Los coge y los mete en una enorme lata (LATUM), que explota y se transforma en un gigante Ferrero roche (FERRE).

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

2 pasos para gestionar tus emociones

Tanto si te estás preparando una oposición como si te estás enfrentando a un nuevo reto personal o profesional, te habrás dado cuenta de lo importante que es tener recursos para gestionar tu estado de ánimo. Cuando experimentamos calma, alegría y confianza, es mucho mas fácil acceder a nuestros recursos interiores.
Dicho de otra manera, es mas fácil tomar buenas decisiones, concentrarnos, disfrutar de nuestra vida en todas sus facetas. Cuando nos sentimos bien es más fácil llevar a cabo las tareas diarias, aprendemos mas fácilmente y tenemos mas recursos para enfrentarnos a retos y a desafíos.

Todo cambia cuando estamos bajo presión, cuando los acontecimientos externos no son tan agradables o cuando el estrés sube a niveles exagerados.

La fórmula mágica para entendernos mejor

Voy a desvelarte una formulita que de una forma muy visual te hará entender mejor como funcionamos.

S=E+P

Que se traduce en: SENTIMIENTO= EMOCIÓN + PENSAMIENTO

Básicamente quiere decir que nuestros sentimientos (la forma en la que nos sentimos) dependen de las emociones que surgen y de los pensamientos a ellas asociados. 

Las emociones son reacciones automáticas, que no podemos controlar, que surgen a raíz un estímulo que puede ser interno (un pensamiento) o externo (un acontecimiento). Así que puede surgir el miedo de forma automática e instantánea, por ejemplo, si de repente me cruzo con un perro que empieza a ladrar y a enseñarme los dientes. Pero también puede surgir esta emoción si de repente pienso en todo las cosas malas que podrían pasarme en un examen.

¿Qué papel tienen los pensamientos en todo esto? Podríamos decir que según los pensamientos que utilicemos para «aliñar» nuestras emociones, vamos generando un sentimiento específico.

El papel de los pensamientos en la gestión emocional

Imagina esta situación. Es el día del examen. Sientes miedo como reacción natural frente a un desafío. En tu mente empiezan a aparecer estos tipos de pensamientos: «Voy a quedarme con la mente en blanco»; «No he estudiado lo suficiente, ¡soy un desastre!»; «Seguro que va a salir el único tema que no me sé».

¿Cómo crees que vas a sentirte? Seguro que el miedo se habrá transformado en pánico, bloqueándote y alejándote de tus recursos interiores.

Volvamos atrás en el tiempo. Imagina que es el día del examen. Sientes miedo. pero esta vez, justo cuando estos pensamientos destructivos y limitantes aparecen en tu mente, respiras y decides pararlos. Y justo después empiezas a cambiar tu diálogo interior. Retomas las riendas de tu mente y generas pensamientos diferentes: «Antes de empezar el examen voy a hacer un ejercicio de respiración para tranquilizarme y así concentrarme mejor»; «He estudiado todo lo que he podido en las circunstancias que he tenido, ahora lo que importa es enfrentarme al examen concentrándome y con una estrategia clara»; «Puede que salga algún tema que no sepa, pero a nivel estadístico es más probable que salga uno que haya estudiado».

¿Cómo vas a sentirte en este caso? De manera muy diferente. No te vas a bloquear. Habrás gestionado este miedo con tus pensamientos, generando un sentimiento de confianza y superación.

Cambiar los pensamientos como estrategia de gestión emcoional

Los pensamientos, como las emociones, surgen espontáneas. Sin embargo LOS PENSAMIENTOS SÍ QUE PODEMOS CAMBIARLOS generando un estado emocional diferente, mejor para poder enfrentarnos a los retos que la vida nos pone adelante. Para ello te aconsejo aprender a hacerte preguntas poderosas, que empiecen con el QUÉ o con el CÓMO. Por ejemplo, en vez de decirte «no consigo concentrarme», para y pregúntate: » ¿Qué puedo hacer para concentrarme? ¿Cómo puedo hacerlo?

Estas preguntas te sacarán del bloqueo y te acercarán a respuestas útiles para encontrar y usar los recursos para solucionar tus problemas.

Y...¡Tachán! La magia está hecha

Qué tengas una bonita semana

Un abrazo mágico

Federica

LEER MÁS →

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad