¿LAS GRASAS SON BUENAS O MALAS?

Las grasas constituyen el nutriente energético por excelencia. Tienen su origen en la dieta aunque algunas células son capaces de sintetizarlas. Las que consumas dan a tu organismo la energía que necesita para funcionar adecuadamente, además de ser muy importantes para nuestra salud por:

  • mantener la piel y el cabello con salud.
  • estar implicadas en la absorción de muchas vitaminas
  • llenar los adipocitos (las células grasas) y aislar tu cuerpo para mantenerlo caliente.

Una correcta alimentación te brinda los ácidos grasos esenciales que tu cuerpo no puede producir por sí solo y que necesita para el desarrollo del cerebro, el control de la inflamación y la coagulación de la sangre.

La grasa tiene 9 calorías por gramo, más de 2 veces el número de calorías tanto en carbohidratos como en proteínas, que tienen 4 calorías por gramo.  Por eso los alimentos ricos en grasa se denominan “engordantes”.

Su calidad se mide según el contenido de ácidos grasos que tiene, que pueden ser saturados e insaturados.

Ya habrás escuchado varias veces la recomendación de que tenemos que elegir una alimentación que sea rica de grasas instauradas y evitar las saturadas. ¿Por qué? Porque las grasas saturadas elevan el nivel de colesterol “malo” que puede acumularse en las arterias (vasos sanguíneos) aumentando los riesgos cardiovasculares.

¿Cómo reconocer a las grasas saturadas? Es muy fácil: estas grasas son sólidas a temperatura ambiente. De hecho los alimentos con muchas grasas saturadas son productos animales, tales como la mantequilla, el queso y las carnes grasosas. Algunos aceites vegetales, como el aceite de palma y el de coco, también contienen grasas saturadas. Sin embargo el consumo moderado de aceite de coco tiene algunas ventajas sobre nuestro organismo.

Comer grasas insaturadas en lugar de las grasas saturadas puede ayudar a bajar el colesterol malo (LDL). Algunos alimentos que ofrecen un buen aporte de grasas insaturadas son: el aceite extra vírgen de oliva, los aguacates, las aceitunas, el pescado azul, los frutos secos y las semillas.

Para acabar tenemos las grasas hidrogenadas o grasas trans, que se forman cuando el aceite vegetal se endurece en un proceso llamado hidrogenación. Este tipo de grasas no existen en la naturaleza y son perjudiciales para la salud porque pueden elevar los niveles de colesterol malo en la sangre y también pueden bajar los niveles de colesterol bueno (HDL). Se encuentran en la mayoría de los productos comerciales horneados (rosquitas fritas, pastelitos y galletas), los alimentos procesados y algunas margarinas. Por esta razón es importante leer las etiquetas de información nutricional en los alimentos, lo cual le ayudará a conocer qué tipos de grasas contienen y en qué cantidad.

SUGERENCIA: ¿Quieres saber cuáles son los alimentos más ricos en grasas saludables? Haz CLICK AQUÍ  para descubrirlo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s