CÓMO GESTIONAR EL HAMBRE EMOCIONAL

¿Te ha pasado alguna vez de acudir a la comida por sentirte estresado o por una mala gestión de tus emociones? A mi me ha pasado miles de veces, hasta que no tomé consciencia del mecanismo que estaba detrás. Y hoy quiero compartirlo contigo.

¿Qué pasa cuando estamos estresados? Cuando estamos estresados y no somos capaces de gestionar este estrés o las emociones que lo acompañan, se forma un volcán emocional capaz de estallar en cualquier momento. La presión causada por este VOLCÁN hace que, instintivamente, busquemos la manera de evitar que explote.

Piensa en una OLLA EXPRESS: su válvula hace que el vapor pueda salir y que la presión se mantenga controlada. Si no estuviera la válvula la olla explotaría propio como si fuera una bomba. Lo mismo nos pasa a las personas. Cuando no sabemos gestionar las emociones, lo que intentamos hacer es taparlas con otras cosas que neutralizan su efecto de forma pasajera (tabaco, comida, bebida, sexo…).

Las emociones son impulsos de energía, y si no las gestionamos se transforman en energía bloqueada, en un volcán (emocional) a punto de explotar, en una bomba. En estas situaciones, para compensar esta energía atrapada en nuestro interior, solemos sentir apego por comida muy energética (dulces, bebida con alcohol, hidratos de carbono, comida grasa de todo tipo).

Pero ninguna comida puede sustituir la válvula de la olla exprés.

Comer este tipo de alimentos, en una situación emocional no gestionada, hace que nos intoxiquemos aun más: ya lo estábamos en el plan emocional y acabamos por estarlo en el plan físico también.

¿El resultado de todo esto? Que nos sintamos aun peor, tanto a nivel emocional (sin motivación, ansiedad), como a nivel físico (cansados).

Esta falta de energía nos empuja a buscarla otra vez en los alimentos equivocados, retro-alimentando a nuestra ansiedad. Al descuidar nuestra alimentación nos estamos descuidando a nosotros mismos, dejando de actuar en el amor y en el respeto de nuestra persona. Para romper este mecanismo lo que tenemos que hacer es poner una válvula a nuestra olla exprés!

El juego de hoy consiste en dedicar cada día de esta semana a ti mismo, para parar, escucharte y entender tus emociones. Puedes hacerlo cuando regresas del trabajo o cuando tienes el descanso para comer. Vete en un lugar que te guste, apaga tu móvil y tómate un tempo para escribir lo que sientes: saca afuera todo lo que está bloqueado dentro de ti.

Y cuando le hayas quitado fuerza a tu volcán, entonces vuelve a organizar tu alimentación.

Un abrazo muy cariñoso

Federica

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s