LAS ALAS DE LA MARIPOSA

ITALIANO

¿Te has sentido alguna vez con una sensación de impotencia por no poder ayudar a alguien? ¿O tal vez le has querido ayudar a toda costa para darte cuenta más tarde que tu ayuda no había aportado lo que tu esperabas?

Suele pasar… El cuento de hoy me ha ayudado a ver con más claridad que cada persona necesita seguir su proceso aunque a veces parezca doloroso. A veces es más valioso nuestro apoyo que nuestra ayuda.

Buena lectura

Con cariño

Federica

Un hombre encontró el capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él.

Un día, vio que había un pequeño orificio, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir de capullo.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento. Semejaba que se había atascado.

Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo, al salir, tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas… Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

2 thoughts on “LAS ALAS DE LA MARIPOSA

  1. Juanma Bollingen Tower

    Hay otra moraleja más: lo mismo que se aplica para cómo ayudar a una mariposa, sirve para cómo ayudar al hombre que quería ayudar 😉 : “Ningún hombre podrá revelaros nada sino lo que ya está medio adormecido en la aurora de vuestro entendimiento….”. Buen finde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s