¿TU MENTE ES TU MEJOR ALIADA O TU PEOR ENEMIGA?

ITALIANO

El domingo yo y mi marido fuimos a pasar el día en un sitio precioso en el campo  con su familia: sus hermanos, sus padres y sus maravillosos sobrinos.

Carlos tiene 7 añitos y lleva una temporada desagradable en el colegio a la hora del recreo: todos los niños juegan al fútbol y él se queda sólo porque no le gusta. Sacamos un balón y empezamos todos a jugar intentando animarle.  “Los niños me dicen que soy muy malo al fútbol” nos confía el niño. De repente lo veo todo claro.

La cuestión no es que no le guste el fútbol, es que sintiéndose inseguro y recibiendo constantemente feedback negativos por parte de los otros niños , se está consolidando en él la CREENCIA: “yo no valgo para al fútbol”.

Ahora es el fútbol, mañana quizás será otra cosa… ¿a quién no le ha pasado algo así?

Sin darnos cuentas edificamos creencias que nos limitan: a veces tenemos una experiencia negativa, echamos demasiada cuenta a los demás y acabamos viendo la realidad de forma distorsionada.

¿Pero porqué? ¿Qué pasa en nuestra mente?

Nuestro cerebro está programado con un mecanismo muy curioso, el de la CANCELACIÓN.

De esta manera selecciona, entre todos los momentos que vivimos, los que vamos a recordar y los que no.

Naturalmente esta es una actividad útil porqué impide que tengamos un exceso de informaciones y hace que nos quedemos sólo con las importantes.

Lo que pasa muchas veces, sin embargo, es que  borramos  también la información que nos podría dar una visión más completa de la realidad, acabando por potenciar aun más nuestras creencias limitantes.

Si por ejemplo pienso que “Soy tímida”, probablemente he construido mi creencia dando peso a todas las situaciones en las que he actuado como una persona tímida, cancelando por otro lado las situaciones en las que no lo he sido.

Es como si estuviéramos seleccionando eventos significativos que dieran más fuerza a nuestros pensamientos.

Cuando una opinión se refuerza de esta manera se transforma en creencia y, sin que nos demos cuenta, hace que activemos EL PILOTO AUTOMÁTICO y que actuemos de una forma programada.

Todo está muy bien si como resultado de este proceso tendré una creencia positiva, que me da fuerza y confianza. No podemos decir lo mismo si lo que genera es algo que nos limita y nos bloquea.

Carlos tiene 7 añitos y no es consciente de este mecanismo.

Por suerte está todavía a tiempo para que su pensamiento limitante acerca del fútbol no eche raíces en su mente  y no se transforme en una creencia que podría limitarle bastante a lo largo de su infancia y tener un impacto en el resto de su vida.

“Carlos, tu puedes aprender cualquier cosa, ser bueno al fútbol como al baloncesto, pintar, tocar la guitarra, patinar…todo lo que quieras. ¿Sabes cómo? PRACTICANDO.”

Al final del día, gracias al entusiasmo de sus tíos,  que le dieron la oportunidad de descubrir que se lo  puede pasar  bien jugando al fútbol, Carlos consiguió meter  tres goles.

Podemos no ser del todo buenos en algo pero esto tiene fácil remedio: la práctica.

Practicando algo vamos a coger más seguridad y así tendremos automáticamente una actitud diferente al hacerlo.

¿Qué es lo que te está limitando? ¿Cuál es aquella creencia que tanto poder tiene sobre ti hasta el punto de limitar tu crecimiento personal?

¿Qué puedes hacer para cambiarla?

¿Qué nuevos hábitos vas a incorporar hoy en tu vida para tener una actitud diferente?

¿Cómo crees que puede repercutir en un niño de 7 años el hecho de pensar que no es bueno al fútbol pasándose el recreo solo?

 ¿Y de qué forma cambiaría su vida si perdiera el miedo y disfrutara del recreo con sus compañeros?

Nos preocupamos mucho de la ropa que vamos a ponernos, del aspecto que vamos a tener, del coche que vamos a comprar y podría seguir con una larga lista.

 Pero ¿Cuánto tiempo al día nos preocupamos de los pensamientos que tenemos y de la actitud que llevamos?

La sociedad moderna lograría un gran éxito si en los colegios se enseñara a los niños a sacar lo mejor de ellos mismos dejando de clasificarlos en buenos o malos en algo.

 “Tú lo puedes todo hija mía, pero nunca podrás cantar porque desentonas”

Esto es lo que dijo una madre a su niña. Estaban sentados a mi lado en la parada del autobús y nunca me olvidaré la mirada de la niña mientras esta creencia “pre-confeccionada” se le clavaba en la mente y en el corazón.

Te dejo con un pequeño ejercicio esperando que te sea útil a la hora de identificar y cambiar tus creencias limitantes.

Hoy es un día perfecto para elegir con que creencias quedarte y cuales dejar por el camino.

Con cariño

Federica

DESMONTA HOY MISMO UNA CREENCIA QUE TE ESTÉ LIMITANDO

 1. ESCRIBE UNA CREENCIA QUE TE ESTÁ LIMITANDO Y BLOQUEANDO:

Ejemplo: no soy capaz de adelgazar

__________________________________________________________________________________

2. ESCRIBE EN QUE TE ESTÁ LIMITANDO:

Ejemplo: me está limitando porque ni intento adelgazar. Mi salud y en la relación con migo misma y con mi cuerpo son afectadas. Esto me crea inseguridad y baja autoestima.

__________________________________________________________________________________

3. CUAL ES TU ACTITUD:

Ejemplo: tengo una actitud muy negativa hacía la comida. El hecho de saber que no soy capaz de adelgazar me empuja a comer de forma descontrolada, a no cuidar de mi aspecto y a no ir nunca a la playa en verano.

__________________________________________________________________________________

4. CAMBIA LA CREENCIA EN POSITIVO:

Ejemplo: soy capaz de adelgazar

__________________________________________________________________________________

5. ESCRIBE ALMENOS 3 COSAS QUE UNA PERSONA CON TU NUEVA CREENCIA HARÍA:

Ejemplo: comer de forma saludable, seguir una dieta, hacer deporte

__________________________________________________________________________________

6. ESCRIBE ALMENOS 3 COSAS QUE PUEDES HACER TÚ:

Ejemplo: contactar una nutricionista, apuntarme al gimnasio, ir a trabajar en bicicleta

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________________

Ahora sólo te falta transformarlas en NUEVOS HÁBITOS

¿Cómo? Repitiéndolas de forma constante en tu día a día por lo menos DURANTE UN MES.

Dentro de un mes retoma este papel y escribe como te sientes:

¿Cuál es tu nueva actitud hacía lo que te bloqueaba?

¿Cómo se ha cambiado la relación contigo mism@?

2 thoughts on “¿TU MENTE ES TU MEJOR ALIADA O TU PEOR ENEMIGA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s